Pizza de pollo casera

Receta de pizza de pollo casera

Sobre una sencilla masa casera pondremos unas ricas tiras de pollo salteado, cebolla, tomate y jalapeños. Horneamos ¡y a disfrutar de esta rica pizza!

¿Quieres ver los ingredientes para Pizza de pollo casera?

Descubre los ingredientes para hacer Pizza de pollo casera pinchando aquí:

¿Cómo hacer pizza de pollo casera?

1

Ponemos en un recipiente grande la harina y añadimos la sal y la levadura. Hacemos un hueco en el centro a modo de volcán y agregamos el agua (a temperatura ambiente) y el aceite de oliva.

2

Es fundamental amasar bien durante varios minutos o hasta que quede una masa homogénea y compacta que no se quede pegada al recipiente ni a las manos. Si vemos que nos cuesta conseguir esa textura, bastará con dejarla reposar unos 10 minutos y retomar el amasado.

3

Una forma de amasar bien es aplastar y estirar la masa con la base de la mano, doblar por la mitad y volver a aplastarla. Una vez bien amasada la dejamos reposar en lugar sin corrientes para que aumente su volumen durante 20 minutos.

4

Pasado ese tiempo, dividimos la masa en tres o cuatro bolas más pequeñas, dependiendo del tamaño de las pizzas que queramos hacer. Si nos sobra masa la podemos congelar perfectamente una vez que las hayamos cerrado bien en bolsas de congelación. Se conserva de dos a tres meses.

5

Ahora, espolvoreamos una superficie de trabajo lisa con harina para evitar que se pegue la masa y ponemos encima una de las bolas. Los profesionales dan forma a la masa estirándola con los puños desde el dentro hacia fuera y tirándola al aire, pero extendiéndola con un rodillo también conseguiremos el grosor deseado.

6

Formamos un círculo de aproximadamente medio centímetro de grosor y hacemos un pequeño reborde alrededor de la pizza. Este es un truco para evitar que el relleno se derrame durante la cocción.

7

Para el relleno cortamos la pechuga de pollo en tiras finas de un centímetro y medio aproximadamente. Las salpimentamos y las ponemos a macerar en un recipiente con dos cucharadas de aceite de oliva, el zumo de medio limón y las hierbas provenzales al gusto. Cuando haya macerado por lo menos media hora, escurrimos el exceso de aceite y las cocinamos a la plancha a fuego fuerte durante dos minutos por cada cara.

8

Con todo listo, montamos nuestra pizza de pollo casera y para eso, extendemos sobre la base tres cucharadas de salsa de tomate. Si queréis, podéis hacer la salsa de tomate casera y aportará aún más sabor.

9

Extendemos encima la cebolla tierna picada en juliana, los jalapeños cortados en aros finos y las tiras de pollo salteadas. Cortamos el tomate en finas rodajas y lo repartimos por toda la superficie de la pizza reservando tres o cuatro rodajas para decorar al final.

10

Cubrimos todo con queso mozarela rallado, espolvoreamos con orégano y decoramos con las rodajas de tomate que habíamos reservado.

11

Precalentamos el horno a 200ºC y colocamos la pizza de pollo casera en la rejilla del horno sobre la que habremos puesto un papel vegetal o una lámina de silicona, horneamos durante 20 ó 25 minutos ¡y a comer!

Foto orientativa: Visit El Paso

Nota del autor:

El jalapeño es un pimiento de picante medio. Si no os gusta el picante lo podéis substituir por pimientos rojos dulces. Buen provecho.

Otras búsquedas relacionadas con "Pizza de pollo casera"